Fumar mata, y mucho

-¿Sabes que el tabaco mata?
-No será tan malo si tanta gente fuma.

Tanta gente... Más concretamente el 34'4% de la población española mayor de 15 años. Y, ¿tan segur@ estás de que no mata? Pues vamos a analizar un poquito.

Pues el tabaco contiene más de 4.000 sustancias químicas activas perjudiciales, y al menos 43 de ellas son cancerígenas.

La nicotina:
Es una droga estimulante que origina adicción y dependencia psicológica. Es el componente activo más importante del tabaco, y junto con el alquitrán, un insecticida. Produce el incremento del pulso cardíaco y de la tensión arterial. De cada cigarrillo que se fuma, el 10% de su contenido entra y se queda en los pulmones.

El alquitrán:
Es el conjunto de partículas retenidas en un filtro, separado de la humedad y la nicotina.
Contiene gran cantidad de sustancias irritantes.

Además, el tabaco también tiene una intensa radiactividad, producida por las radiaciones alfa emitidas por los isotopos Polonio-210 y Plomo-210, que es encuentran en las hojas y en el humo. Un fumador de paquete y medio de cigarrillos por día recibe en los bronquios 400 rads de radiaciones alfa por año, lo que equivale a 300 radiografías de tórax, es decir, casi una por día.

Un grave problema del tabaco es la dependencia, tanto física como psicológica. Se manifiesta cuando no se puede prescindir sin el primer cigarro de la mañana. La nicotina desarrolla tolerancia, que junto a la dependencia demanda mayor cantidad de droga al cuerpo para poder sentir sus efectos. Los fumadores también generan la necesidad de tener algo entre los dedos o labios.

Otro de los grandes problemas del tabaquismo es que no solo daña la salud de los consumidores, sino que también de los que los rodean mediante el humo. Éste está compuesto principalmente por alqutrán, nicotina, monóxido de carbono, e irritantes. El alquitrán y los irritantes provocan cáncer de pulmón, bronquitis crónica y enfisema. El alquitrán es también responsable de manchas en la piel y los dientes, debido a la combustión. También contiene benzopireno que es una sustancia que lesiona el material genético de las células provocando cáncer en los órganos que están en contacto con él, como los pulmones, la boca, la garganta y el estómago.

El sistema respiratorio posee un sistema de autolimpieza, que consiste en partes con cilios que se encargan de remover el polvo. El humo del cigarro detiene total o parcialmente el movimiento de los cilios, entorpeciendo el proceso natural de limpieza del sistema respiratorio, quedando más expuesto aún a las más de 4.000 sustancias químicas e irritantes.

La nicotina se mezcla con la sangre y circula junto a ella por todo el organismo. En tan solo 7 segundos llega al cerebro. También reduce los vasos sanguíneos a su paso por ellos, reduciendo con ellos la sangre que llega al corazón, aumentando la necesidad de oxígeno. Para contraatacar, el cuerpo aumenta los latidos y la presión cardíaca.

Los mayores factores de riesgo para caer en la trampa del tabaquismo, y los que tenemos que evitar al máximo son:
  • - La edad, ya que generalmente esta adicción se inicia entre los 10 y los 16 años de edad.
  • - La curiosidad, que lleva a probar el tabaco sin darse cuenta que al poco tiempo de consumo ya se genera la dependencia.
  • - Los retos de los amigos.
  • - Los medios de comunicación, que presentan en sus anuncios como triunfadores, elegantes y saludables a los consumidores.
  • - La facilidad para conseguir cigarros, porque a pesar de existir reglamentos que prohíben la venta a menores de edad, clandestinamente los consiguen o consumen los de los padres.
  • - Tener en casa, algún padre o familiar fumador.
  • - La permisibilidad de fumar en casa o en las escuelas y la aceptación social de esta droga.
  • -La falta de información y de capacidad para comprender los riesgos y daños a que están expuestos.

Ahora, hablemos de cifras.
  • - Cada año el tabaco ocasiona 4 millones de muertes en el mundo, lo que significa que cada día mueren alrededor de 10,000 personas por enfermedades asociadas al tabaquismo.

  • - Se calcula que 500 millones de personas que viven actualmente morirán por causa del tabaco y de esas muertes, la mitad ocurrirá a una edad prematura, es decir entre los 40 y 60 años, ya que los fumadores de largo plazo tienen 50% de probabilidades de morir por alguna enfermedad relacionada con el tabaco. El problema es tal que se estima que para el año 2020 el tabaco será la mayor causa de muerte y discapacidad y matará a más de diez millones de personas por año, causando más muertes que el SIDA, accidentes de tránsito, homicidios y suicidios, alcoholismo y drogas ilícitas todos combinados.

  • - Un problema verdaderamente severo es que un tercio de la población mundial de 15 años y más ya fuma y la edad de inicio a esta adicción está disminuyendo considerablemente.

  • - Si bien la cifra de fumadores hombres en el mundo rebasa al de las mujeres, los últimos años se ha visto un incremento bastante considerable de mujeres adolescentes que se desarrollan esta adicción.

    -El hábito de fumar es causa de unas 25 enfermedades comprobadas, siendo sobre todo responsable de:

    - El 30 % de todas las cardiopatías coronarias.

  • - El 80-90 % de todos los casos de Enfisema-Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) .

  • - El 30 % de todas las muertes por cáncer.

  • - El 90 % de los casos de Cáncer de pulmón .

  • - El 70 % de cáncer de laringe.

  • - El 50 % de cáncer en boca.

  • - El 50 % de cáncer de esófago.

  • - El 30-40 % de cáncer de vejiga.

  • - El 30% de cáncer de páncreas.

  • - Los no fumadores que conviven con fumadores tienen un riesgo 35 veces mayor de contraer cáncer de pulmón, que aquellos que no conviven con fumadores.

  • - El 42% de los niños con enfermedades respiratorias crónicas son fumadores pasivos.

  • - En el mundo unos 100.000 niños y jóvenes se convierten diariamente en fumadores, los que son conocidos en la industria tabacalera como "fumadores de reemplazo", porque van sustituyendo a los que desaparecen prematuramente por muerte o porque van dejando el hábito.

    - El riesgo de desarrollar varios tipos de cáncer aumenta, cuando el tabaco se asocia con el consumo de alcohol.

  • - Pero también hay buenas noticias, ya que el riesgo de padecer cáncer se reduce inmediatamente al dejar de fumar, aunque el fumador tarda en igualar la esperanza de vida de un no fumador entre los 10 a 15 años después de dejar el tabaco.


Ahora un poco de esperanza, sobre todo para los fumadores, siempre que intenten dejarlo.
Es cierto que el dejar de fumar trae síntomas como ansiedad, insomnio, cambios de humor, aumento de peso y otros. Pero mucho mejores son los beneficios. Entre ellos, éstos son algunos:

  • - A los 20 minutos de no fumar, la presión arterial regresa a su nivel normal, lo mismo que la frecuencia cardiaca y la temperatura de pies y manos.
  • - Después de 8 horas el oxígeno puro, se establecen los niveles adecuados para el cuerpo, lo que permite que la respiración sea más profunda y los pulmones se oxigenen mejor.
  • - Después de 72 horas sin fumar, los pulmones aumentan de volumen, lo que mejora la respiración y el sentido del gusto y del olfato.
  • - A las 12 semanas de abandonar el hábito, mejora la circulación sanguínea y el funcionamiento de los pulmones.
  • - En un periodo aproximado de 9 meses se reduce notablemente la tos, la congestión y la sensación de falta de oxígeno.
  • - A los 5 años sin fumar, la persona reduce en un 50% el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón; mientras que después de 10 años, dicho riesgo es similar al de una persona que nunca fumó.
  • - El riesgo de padecer cáncer de vejiga se reduce en un 50% en tan sólo unos años de haber dejado de fumar, así como el cáncer de boca y de esófago y después de 15 años de haber abandonado el hábito de fumar el riesgo de una enfermedad del corazón se reduce hasta llegar a ser igual al de una persona que nunca fumó.
  • - Algunos beneficios adicionales son el dejar de oler a tabaco y de molestar a quienes no les gusta el humo del cigarro, lo que permite establecer mejores relaciones con las personas que lo rodean y la capacidad para realizar actividades físicas aumenta.
  • - El ahorro en tratamientos molestos, dolorosos, costosos y en la mayoría de los casos inútiles por el daño irreversible es enorme, cuando se reduce el riesgo de desarrollar alguna enfermedad crónica.


Después de todo ésto, piensa. ¿Te gustaría comenzar a fumar? ¿Crees que no te perjudica cuando te llevas el cigarro a la boca? ¿Sigues pensando que fumar no es tan malo?
Ahora te toca a tí. Dinos, ¿fumas? ¿alguna vez lo has hecho? Si fumas, ¿te arrepientes de ello? ¿te a servido de algo éste artículo?
No os quejaréis por falta de información, pero por si acaso tienes dudas, pregunta lo que sea.

1 comentario:

cigarette alternative dijo...

El tabaco contiene muchas sustancias cancerígenas y nocivas para la salud y es el responsable en el desarrollo de la enfermedad del cáncer, creo que ya no nos debe sorprender sus consecuencias. Está demostrado que el humo del cigarro es un factor de riesgo en el desarrollo de la enfermedad del cáncer, el asma y el enfisema pulmonar. Es mejor que pensemos en dejar este vicio mortal que nos puede causar la muerte, busquemos alternativas para dejar de fumar como los parches antitabaco, los chicles y los cigarrillos electrónicos que son muy efectivos.